❤ Pinkest Place on Earth welcomes u all! ❤


No voltees atrĂĄs, sigue adelante, en tu vida habrĂĄ algo interesante,
llega sin temor, viene lo mejor cada instante.
No le temas nunca a tu destino,
siempre ayuda algĂșn poder divino, tienes que confiar y nunca dudar,
tu podrĂĄs triunfar!
Trust in You...

sĂĄbado, 25 de agosto de 2018

đŸŒ» La Historia sobre Garfield đŸ±

Han pasado algunos meses desde que empecé a escribir de nuevo aquí y quisiera dejar en claro, que estoy seca de ideas, así que para que me conozcan un poco mejor, les contaré de un individuo muy importante en mi vida diaria. Mi gato adulto mayor Garfield.


A Garfield lo conocí una noche en la que mi novio en aquel entonces camino al llevarme a mi departamento, cerca de la casa de su abuela paterna, vimos un gato entre los arbustos del jardín de ella, al parecer mi novio (quién tiene una excelente relación con los animales) era amigo conocido del gato y ahí me enteré que cuåndo el llegaba de dejarme en el departamento, veía al gato, le daba salchichas y platicaba con él. El fue quién le nombró Garfield, por el personaje de caricatura que odiaba los lunes y amaba la lasaña.

Vimos en varias ocasiones al gato después de eso, por lo visto al ser época de frío el gato entraba a casa de la abuela y se dormía en el sillón. Y se metía por una ventana que faltaba, ingenioso el animalito. Ella nos platicaba que se salía råpidamente cuåndo la veía salir, al parecer estaba acostumbrado a la gente, que le parecía raro que estuviese abandonado. Mi novio por su parte, le daba comida si lo veía afuera de su casa.


Un dĂ­a muy frĂ­o de Enero, mi novio y yo estĂĄbamos viendo una pelĂ­cula en su habitaciĂłn y escuchamos muchos maullidos desesperados. Bajamos las escaleras, puesto que queda en la primera planta de esa casa. Y al abrir la puerta principal encontramos a Garfield. Todo malherido, maullando personalmente a mi novio. CuĂĄndo le vi las heridas de las patas me asustĂ© e hicimos un plan para atraparlo, con un camino de trozos de salchicha, entrĂł a la casa  y lo envolvĂ­ con cuidado en una toalla inmovilizĂĄndolo por completo. No sĂ© que pelea hubiese tenido el gato, pero las heridas eran FEAS.

Lo llevamos con un veterinario cercano, que la verdad, medio costoso el asunto, pero suturĂł las heridas del gato y quedĂł hospitalizado esa noche. DurĂł mucho tiempo para recuperarse. Mientras tanto se quedĂł en casa de mi novio y empezĂł a hacer destrozos, por ahĂ­ y por allĂĄ. Al quererse escapar. La madre de mi novio se molestĂł y la verdad, ella no es fan de los gatos, tiene muchos prejuicios contra estos animalitos. Y claro era visto que iba a pedir que mi novio se deshiciera del gato. A final de cuentas lo hizo. El gato terminĂł en mi departamento.


No era muy fanåtica de los gatos sinceramente, pero aprendí a querer a mi gatito, que por cierto en el momento que lo adopté parecía que tenía una fractura y lo llevé con mil veterinarios para hacerle estudios. Así aprendí que hay veterinarios que pueden con los gatos y la inmensa mayoría que no.
En mi ciudad los perros son lo comĂșn que se atiende.

Lo vine adoptando a finales de Enero del 2014. Para calmar un poco la ansiedad del gato, tuvimos que castrarlo, en ese momento todavía estaba estudiando, así que mis ingresos eran 0. Buscamos una campaña gratuita y llevamos a Garfield, todo transcurrió bien. Ha crecido conmigo, se me salía y se iba de novio, yo le chiflaba y el gato salía de donde sea que estuviese porque se quedaba afuera en el frío y sin comida.


El gato que quería huir empezó a acostumbrarse a la buena vida de tener comida siempre, un arenero y alguien que cuidara de él y ya no se quiso ir. Estuvo conmigo el resto de mi universidad, el servicio social y regresó conmigo a mi ciudad natal cuåndo entré a trabajar. Le he conocido varias novias. Es muy flojo, duerme MUCHO. Se preocupa cuåndo me ve triste. Ha vivido con todos mis hermanos en las diferentes etapas de mi vida, con mis padres y mi actual esposo.

Hoy me maulla y me persigue para que le dé de comer, cuåndo quiere que mire algo o que le abra la puerta, sabe ubicar cuåndo yo le chifló mientras el anda de vago y sabe que si no responde duerme afuera, lejos de la comida. No le gustan los baños pero se deja. Poquito. Ya les contaré después alguna aventura del Garfield. Cómo cuåndo se hizo un agujero en el abdomen por andar entre las varillas, o cuåndo se metía a un restaurante cercano a revolcarse en aceite y me odiaba por MESES después de esos baños. Pero eso serå en otra publicación, gracias por leerme.

ImĂĄgenes: fotografĂ­as propias (Samsung Note3) 
 
Espero sus comentarios
AnikađŸŒș

1 comentario:

Holis bonis, gracias por pasar a comentar mi blog.

*Si vas a expresarte de forma grosera, ahorralo, serĂĄ borrado.

*Escribe con claridad y BIEN! no me gusta la gente que escribe "aaaziiiii! ezz deee pezzimmo guuuzzthoo", cuida tu ortografĂ­a por favor.

GRACIAS POR COMENTAR ♥ ♥ ♥ ♥